Recupera el pelo
Tratamientos alternativos basados en medicina natural
Por raci  -  Cinturón Blanco  - 30 Mensajes
#638966
He recibido un artículo que habla sobre la próstata, y consejos para limitar su crecimiento por accion de DHT. Solo copio una parte.


Limite la actividad de la 5-alfa-reductasa, la enzima que transforma la testosterona en DHT (dihidrotestosterona) y que tiene una gran responsabilidad en el desarrollo de hipertrofia prostática. ¿Y eso cómo se hace? Muy sencillo: tomando té verde (y suplementos de extractos de té verde, para lograr un efecto mayor), y alimentos con quercetina, que encontrará en cebollas (sobre todo rojas), manzanas, arándanos rojos, brécol, espinacas, hinojos y alcaparras, entre otros.


Aqui copio el artículo entero, ya veis que no habla bien sobre los medicamentos para reducir el DHT.

Un mensaje para todos los hombres mayores de 50 años
Si usted es hombre y tiene 50 años o más, hay muchas probabilidades de que sufra molestias por tener la próstata algo más grande de lo normal. Y si no las sufre ahora (o si aún es joven), probablemente algún día las sufrirá.

Y si no es usted, es su padre, su marido o alguien de su entorno cercano; por eso este mensaje le interesa. Y es que con la edad la próstata crece de manera casi irremediable en la mayoría de los casos. De hecho, se calcula que entre los 40 y los 60 años, la mitad de los hombres tiene una próstata demasiado grande (es lo que se denomina hipertrofia prostática benigna -HPB-), un porcentaje que aumenta hasta el 90% en el caso de los mayores de 80 años.

Así, este pequeño órgano situado directamente bajo la vejiga ocasiona diversas y desagradables molestias a quienes sufren su hipertrofia, como despertarse una y otra vez por la noche con la impresión de tener ganas de orinar que no se alivian al ir al baño, además de producir dolor durante la micción.

¿Tiene solución? Como siempre, la medicina ha preparado un batallón de medicamentos. Las dos familias más utilizadas son los bloqueadores alfa y los inhibidores de una enzima llamada 5-alfa reductasa. A primera vista parecen eficaces, pues actúan sobre los síntomas, pero todos tienen efectos indeseados, algunos de ellos muy serios.

Así, los bloqueadores alfa sólo actúan sobre los síntomas de la obstrucción urinaria y con frecuencia implican un descenso de la tensión arterial que puede afectar a la vida cotidiana. Los segundos, los inhibidores de la 5-alfa reductasa, provocan varios problemas; por ejemplo, pueden afectar a la sexualidad y, sobre todo, aumentan el riesgo de cáncer agresivo de próstata, el más difícil de tratar.

Por ello, si es posible, más vale evitar estos medicamentos o reducir la dosis. Y créame que en muchos casos sí es posible evitarlos.

Déjeme explicarle lo que tiene que hacer y tomar exactamente para acabar con los problemas de próstata. Aquí tiene 5 consejos que marcarán la diferencia:

Desterrar los aceites y margarinas muy poliinsaturadas (estimulan el crecimiento de la próstata), así como la mantequilla, y limitarse al aceite de oliva.

Tomar vino y cerveza (con moderación). Tendrá un 33% menos riesgo de desarrollar hipertrofia benigna que si es abstemio. Pero ¡atención!: están prohibidos los alcoholes fuertes.

Tomar con mucha moderación azúcar y cereales refinados, pues son los que más estimulan el sistema nervioso simpático y provocan los síntomas más molestos ligados a la hipertrofia prostática.

Limite la actividad de la 5-alfa-reductasa, la enzima que transforma la testosterona en DHT (dihidrotestosterona) y que tiene una gran responsabilidad en el desarrollo de hipertrofia prostática. ¿Y eso cómo se hace? Muy sencillo: tomando té verde (y suplementos de extractos de té verde, para lograr un efecto mayor), y alimentos con quercetina, que encontrará en cebollas (sobre todo rojas), manzanas, arándanos rojos, brécol, espinacas, hinojos y alcaparras, entre otros.

Si ya tiene problemas en la próstata, tome raíz de ortiga, semillas de lino (o su extracto), soja (o su extracto), ciruelo africano, extractos de polen, selenio y licopeno (dos antioxidantes asociados a la palmera enana de Florida), maca roja y granada (o zumo de granada).

La hipertrofia prostática benigna no es un cáncer ni aumenta el riesgo de padecerlo. Pero eso no quiere decir que no sea terriblemente molesto para muchas de las personas que lo sufren.

No sé a usted, pero a mí me parece una locura tomar medicamentos (con efectos secundarios, como hemos visto) pudiendo decir adiós a este problema de salud de forma 100% natural.

Y ahora tiene la oportunidad de hacerlo. Y acabar con todos los problemas que acarrea la hiperplasia prostática benigna: la urgencia urinaria fuerte y repentina acompañada (aunque quien no lo haya sufrido no puede entenderlo) del vaciado incompleto de la vejiga o incluso de la incapacidad para orinar; la incontinencia y los paseos nocturnos al cuarto de baño (que impiden el descanso) seguidos de la frustración por no poder hacerlo en condiciones...

Los cinco consejos que ha visto son sólo parte de la estrategia que le permitirá poner fin a los problemas de próstata. Tengo en mis manos un libro sobre salud que le aseguro que dará que hablar. Porque revela cómo prevenir, tratar y CURAR de forma totalmente natural 32 enfermedades que causan auténticos estragos en la población. Y la hipertrofia prostática benigna es una de ellas. A partir de la página 354 encontrará toda la información.


Avatar de Usuario
Por pollo11  -  Cinturón Amarillo  - 155 Mensajes
#653542
Con respecto a las cebollas he visto estudios que dicen que sube la testosterona a mas del 100%.